Centro de Documentación Europea

Red de Información Europea de Andalucía Representación en España de la Comisión Europea Consejería de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía

ugr

Imagen

El Consejo apoya los planes de la Comisión de invertir 1000 millones en superordenadores europeos

El Consejo de Ministros ha aprobado oficialmente los planes de la Comisión de invertir junto con los Estados miembros en la creación de una infraestructura a escala europea de supercomputación de categoría mundial.

Los superordenadores son necesarios para procesar cantidades de datos cada vez mayores. Aportan beneficios a la sociedad en diversos ámbitos, desde la sanidad y las energías renovables hasta la seguridad de los vehículos y la ciberseguridad. El Consejo ha procedido a la adopción legal del Reglamento por el que se crea la Empresa Común Europea de Informática de Alto Rendimiento (EuroHPC), una nueva estructura jurídica y de financiación que pondrá en común los recursos de veinticinco países europeos, creará una infraestructura de supercomputación y datos, y respaldará la investigación y la innovación en este campo con la participación de científicos, empresas y la industria. Gracias a esta estructura, la supercomputación será más accesible para los usuarios europeos tanto del sector público como del sector privado, un aspecto fundamental para favorecer la competitividad y la innovación.

Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión responsable del Mercado Único Digital, ha declarado: «Los datos son la materia prima de nuestra economía digital. Necesitamos superordenadores para tratar los datos, desarrollar la inteligencia artificial y hallar soluciones a cuestiones complejas en ámbitos como la salud y la seguridad. En la actualidad, la mayoría de nuestros investigadores y empresas se ven obligados a salir de Europa para acceder a los ordenadores de primer orden que necesitan. La Unión no puede permitirse ir a la zaga. Con EuroHPC, podremos aprovechar la innovación en la propia Europa».

Mariya Gabriel, comisaria de Economía y Sociedad Digitales, ha añadido lo siguiente: «La Empresa Común EuroHPC favorecerá el desarrollo en Europa de una cadena de suministro competitiva en materia de datos y supercomputación mediante la contratación pública. A través de sus centros de competencia, contribuirá al empoderamiento del ámbito universitario, la industria, las pequeñas y medianas empresas y los servicios públicos de Europa, y les brindará acceso a un amplio abanico de recursos, servicios e instrumentos para mejorar sus capacidades digitales e innovar».

La Empresa Común EuroHPC se establecerá en noviembre de 2018 y permanecerá en activo hasta el final de 2026. La cooperación es fundamental para garantizar la competitividad y la independencia de la UE en la economía de los datos, ya que, en el presente, la industria de la UE consume más del 33 % de los recursos de supercomputación a escala mundial y, sin embargo, la UE únicamente suministra el 5 % de estos recursos.

La Empresa Común contará con un presupuesto de 1 000 millones EUR, la mitad con cargo al presupuesto de la UE y la otra mitad procedente de los Estados miembros de Europa participantes. Los socios privados aportarán recursos complementarios por un valor de más de 400 millones EUR. Las actividades de la empresa se centrarán en dos ámbitos:

  • Una infraestructura paneuropea de supercomputación: Se trata de adquirir e implantar en la UE dos superordenadores que se situarán entre los cinco mejores del mundo y, como mínimo, otros dos que en la actualidad estarían entre los veinticinco mejores del mundo. Estas máquinas estarán interconectadas con los superordenadores nacionales ya existentes y se pondrán a disposición de los usuarios públicos y privados en toda Europa para su uso en más de ochocientos campos de aplicación científicos e industriales.
  • Investigación e innovación: El objetivo es apoyar la creación de un ecosistema europeo de supercomputación que promueva el desarrollo de una industria de suministro de tecnología y dé lugar a que los recursos de supercomputación estén disponibles para un gran número de usuarios públicos y privados, incluidas las pymes, en varios ámbitos de aplicación.

Hasta la fecha, los países europeos siguientes ya se han comprometido a participar en la Empresa Común: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chequia, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Noruega, los Países Bajos, Polonia, Portugal y Rumanía.

Próximas etapas

Las actividades de la Empresa Común comenzarán en las próximas semanas, una vez se nombre a los representantes de la Comisión, los países europeos y los socios privados, que integrarán el Consejo de Administración y el Consejo Consultivo Industrial y Científico de la empresa.

A más largo plazo, la Comisión ha propuesto invertir 2 700 millones EUR en la Empresa Común a fin de reforzar la supercomputación y el tratamiento de datos en Europa, en el marco del programa Europa Digital para el período 2021-2027 que se presentó en mayo de 2018. Esta financiación adicional garantizará la disponibilidad de superordenadores de categoría mundial y su uso generalizado en los sectores tanto público como privado, incluidas las pequeñas y medianas empresas.

Contexto

Los ciudadanos europeos ya se benefician de varias aplicaciones de la supercomputación en su vida cotidiana. Por ejemplo, el desarrollo de nuevas terapias médicas depende en gran medida de simulaciones elaboradas mediante superordenadores a fin de comprender la naturaleza del cáncer, las enfermedades cardiacas, el alzhéimer y trastornos genéticos poco comunes.

En lo tocante a la ciberseguridad y la defensa, los superordenadores se usan para desarrollar tecnologías de encriptación eficientes y, en combinación con la inteligencia artificial, para comprender los ciberataques y actuar frente a ellos. Estas máquinas se emplean también para estudiar el cambio climático y elaborar previsiones meteorológicas.

En el caso de los sectores industriales y las empresas, los superordenadores pueden acortar sensiblemente los ciclos de diseño de producto y producción, al acelerar el diseño de nuevos materiales, minimizar los costes y hacer que el uso de los recursos sea más eficiente. Por ejemplo, los ciclos de producción de automóviles pueden reducirse de sesenta a veinticuatro meses, al mismo tiempo que se mejora la seguridad y la comodidad de los pasajeros.

Más información

 

Red IDEA - Red de Centros de Documentación y Bibliotecas Especializadas de Andalucía

Europe Direct

Representación en España de la Comisión Europea

Europe Direct

Junta de Andalucía - Consejería de la Presidencia y Administración Local

Universidad de Granada

 

Red de Información Europea de Andalucía

 

Centro de Documentación Europea
Universidad de Granada
Edificio Centro de Documentación Científica
C/ Rector López Argüeta, s/n
18071 Granada (España)

 

CONTACTO


+34 958 248 351

 

Buscar